lunes, abril 14, 2008

Paisaje tras la batalla

El tema elegido por el grupo para el mes de abril era la guerra; todas las posibles caras de la guerra: las guerras interiores, las personales, las que tienen como pretexto ideas, conflictos, tierras...



Nada tan vacío como el espacio
después de la batalla.
Ocurrió apenas ayer,
el enemigo se acercaba lento
como quien camina sobre grava
como serpiente que espera en la trampa.

Y tanto cuerpo a tierra
y tanto cuerpo a cuerpo,
tanta triza, tanta ruina y
tanta nada.
Ahora sólo rezos,
quebranto, eco en las jaras
y viento.

No hubo trinchera donde descalzarse,
ni armisticio, ni barricada.
Ahora sólo hay silencio, miedos y ruegos.
El silencio de lo perdido,
de lo definitivamente muerto.

En la frontera de la tarde
escupen sangre los vencejos.
No es hoy tiempo de palomas.

Se arrastraba ayer la muerte
por los alrededores.
Se acercaba para huir luego
con inquietante cautela;
con el sigilo de los zorros,
el disimulo de los traidores.
Se fue por donde otros se fueron.

Ya no tienen los vencejos
ni voz, ni canto, ni vuelo.

Así llegó la guerra,
puntual como el invierno.
Pero vendrán más lluvias,
soplará duro el tiempo
y muy pocos recordarán
que aquí murió algo nuestro
en esa larga noche
en la que todo se retorcía
XXXXXXXXXXXXhasta la tierra y el viento.

Asun Monsalve
abril de 2008

13 Comments:

Blogger Lucas A. said...

Encantado de encontrar a alguien nuevo en el blog. Y primera persona asturiana, exceptuando gente que no cuenta xD.
A la pregunta de la ayuda, el 3º verso creo que pueda ser que la tenga la culpa la tenga el apenas, bueno, creo que la culpa la tiene, pero no se me ocurre algo nuevo.
Voto por no es hoy tiempo para palomas.
Y voto porque vuelvan los vencejos, y las palomas.

11:25 p. m.  
Blogger Chechu Arroyo said...

Hola Asun:
Estupendos versos. Desgarradores como toda guerra. Me gustaría que desde el punto de mira del fusil, solo sintieramos paz.
Besos.

9:21 a. m.  
Blogger ana martinez said...

Nadie mejor que tú para solventar tu duda literaria, jeje, pero a ver que te parece un "Fue ayer cuando".
En cuanto a la compañía de las palomas, no lo dudes, el "para" se lleva la palma.
Leído con detenimiento el poema es aun mejor de lo que me pareció en principio.
Genial.

Saludos

7:04 p. m.  
Blogger las alas del ostrero said...

Gracias, Lucas, Chechu.
Ana, gracias por la sugerencia del tercer verso, probaré. Acabo de cambiar algunas cosas que hemos estado comentando con Javier Almuzara (Una "y" por aquí, eliminar dos versos por allá... y alguna otra sugerencia que no veo clara y meditaré). En fin, es estupendo, el poema está vivo.

11:46 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Tremendo Asun, logradísimo. Ya te lo dije en la reunión. Ahora lo vuelvo a leer y lo repito, los dos momentos en los que aparece la idea del viento me puso los vellos de punta. Hasta la tarde, No faltes.
Paloma

9:56 a. m.  
Blogger Víctor Álvarez said...

Muy largo, le falta musicalidad entre los versos, no están muy enlazados entre sí, parece prosa.

"No hubo trinchera donde descalzarse,
ni armisticio, ni barricada.
Ahora sólo hay silencio, miedos y ruegos."

No casa, y el último verso no resuelve la estrofa.

"En la frontera de la tarde
escupen sangre los vencejos.
No es hoy tiempo de palomas"

Esta es buena imagen,que describe la violencia justa que es ineludible cuando tratamos esta temática.

11:18 p. m.  
Blogger jotaerre said...

me gustó mucho el día de la reunión pero hoy así solo en la intimidad aún me pareció mejor, sólo por decir algo ya sabes que ni me considero capacitado para ser profesor de nadie, ni me gusta, aunque a mí sí me gusta que seaís criticos con lo que hago,por eso me mojaré,yo lo terminaria con este verso.
"en lo que todo se retorcia"
este todo incluye también los restos y el viento.
me gusta mucho.

4:21 p. m.  
Blogger txe said...

la segunda estrofa es impagable, vaya ritmo!

7:21 p. m.  
Blogger Mariadolcas said...

Así, despacito y en silencio, qué bien se lee poesía y se ven los significados. Estoy de acuerdo con Jotaerre en el último verso pero (otra sugerencia)si buscas la rima pondría "en la que se retorcían
los restos y el viento"
Me conmueven los versos:
y tanto cuerpo a tierra
y tanto cuerpo a cuerpo,
tanta triza y tanta ruina,(supr.y)
tanta nada.

9:42 p. m.  
Blogger Mariadolcas said...

Ah!! no sabía que habías cambiado de "alas". Está bien. Besitos

9:46 p. m.  
Blogger las alas del alcaudón said...

Paloma, gracias por el esfuerzo de venir por el blog (no es tan difícil ¿no?)me encanta que te guste y te agradezco los comentarios.

Vaya, Víctor.., siento que te parezca largo, porque eso debe significar que no te enganchó en absoluto (o que estabas cansado, jeje. Ya sabes que mis poemas no suelen ser musicales, me vale con que tengan cierto ritmo interno (que quizás éste tampoco tenga).
Gracias

8:07 p. m.  
Blogger las alas del alcaudón said...

JOTA, si a ti te gustó y ahora, después de volver a leerlo, te sigue gustando... es todo lo que necesito saber. Ya sé que no es bueno técnicamente. Pero eso aquí, ahora, no me importa. Aún así quiero que seamos críticos. Gracias. Quiero leer el tuyo.

JOTA y LOLI: Cuántas sugerencias, gracias. Un besazo.Lo escucharé con esas posibles variantes.

Txe, ¿a ti te parece que tiene ritmo? pues genial; gracias por el comentario.

¡Ah! LOLI, efectivamente: estreno alas. "Las alas del ostrero" tuvieron su razón en un momento concreto, pero la belleza del alcaudón es mucho mayor, y también es mucho más sonora su palabra.
También espero tu poema sobre la guerra en el blog.
Besos

8:38 p. m.  
Blogger azpeitia said...

Te sigo leyendo y tenía yo razón, escribes y sientes y expresas con maestría de lo que sale de verdad de dentro...un abrazo de azpeitia

11:59 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home